Teléfono de atención +44 (0) 131 476 1611
Valle de Glencoe

La inmensidad del Valle de Glencoe

Uno de los reclamos que convierten Escocia en un atractivo destino turístico son sus paisajes. Agraciada con un clima que favorece notablemente la aparición de su omnipresente vegetación, es fácil quedar boquiabierto ante algún valle que, a modo de obra de arte, combine a la perfección una verde y natural moqueta, unas gigantescas montañas manchadas por la nieve y una fina niebla que se adueñe del territorio, perfeccionando la imagen de un entorno 100% natural.
En Escocia puede llegar a resultar habitual toparnos con algún escenario de este tipo. Alejados de las ciudades los valles nos teletransportan a otra época, alejados de cualquier tipo de avance tecnológico que nos obligue a mantener nuestra mente fijada en el presente. Por unos momentos puede llegar a parecer factible la aparición en el horizonte de algunas tropas escocesas, camino a una muerte prácticamente segura en la Guerra por la independencia de Escocia.

El Valle de Glencoe

carretera Glencoe
Formado hace siglos por glaciares y explosiones volcánicas el majestuoso Valle de Glencoe se encuentra dentro del Geoparque Lochaber. Gracias a su impresionante paisaje está considerado como uno de los lugares más espectaculares y hermosos de toda Escocia. Tiene una longitud de 16 kilómetros y en alguno de sus tramos alcanza los 700 metros de ancho, unas medidas que lo convierten en un gigantesco y estremecedor valle siempre acompañado por la presencia de unas montañas que aportan un toque magistral a su relieve.
En la visita al valle nos toparemos con diversos picos dignos de mención. Bidean nam Bian es una montaña que alcanza los 1.150 metros, en ella conviven las tres guardianas de Glencoe, tres crestas puntiagudas que bajo el nombre de Three Sisters (Las tres hermanas) custodian el lugar. Desde el este nos topamos con Buachaille Etive Mor, un pico majestuoso que con forma piramidal es otra de las montañas emblemáticas del lugar.
El recorrido por una carretera silenciosa y solitaria, empequeñecida por la inmensidad del valle, no tiene desperdicio. Los diferentes apartaderos invitan a detener el coche cada vez que sea posible, para bajarse y contemplar en primera persona la magnitud del paisaje. El silencio es omnipresente en la zona, nada ni nadie osa perturbar la tranquilidad de un escenario en el que siglos atrás tuvo lugar una de las mayores matanzas de la historia de Escocia.

La masacre de Glencoe

masacre glencoe
El pasado de Escocia está estrechamente ligado a la convivencia entre sus clanes. En 1692, durante la era de la Revolución Gloriosa y del Jacobismo, el nuevo Rey Guillermo de Orange esperaba muestras de lealtad por parte de todos los clanes escoceses. La fecha límite para que estos realizaran el juramento requerido se fijó en el 1 de Enero de 1962, obligando a los representantes de los diferentes clanes a presentarse ante el nuevo Rey antes de la fecha marcada como señal de apoyo.
La mayor parte de clanes había realizado juramento anteriormente en favor de Jacobo II, antiguo Rey exiliado en Francia, ante los rumores que este regresaría a su tierra para retomar su reinado. Ante el temor generado por lo que sucedería si no se mostraba apoyo a Guillermo de Orange todos los clanes decidieron acceder, intentando presentarse ante el Rey antes de la fecha marcada, pero no todos lo consiguieron. Alasdair MacIan, jefe del clan MacDonalds de Glencoe tomó la decisión demasiado tarde, saliendo de su territorio para presentarse ante el Rey el último día de plazo, prestando juramento con seis días de retraso debido a las pésimas condiciones climatológicas que debió soportar para llegar a su destino.
A pesar de que MacIan creyó que no recibiría represalias, puesto que finalmente había acudido a realizar el juramento, su destino y el del clan MacDonalds estaba ya escrito. Más de un centenar de hombres armados fueron enviados para aniquilar a todo su pueblo. Durante la madrugada del 13 de febrero de 1692 un total de 38 personas pertenecientes al clan MacDonalds fueron asesinadas, mientras que más de 40 mujeres y niños murieron de hambre y frío los siguientes días después de que sus hogares fueran también destruidos.
La masacre fue un hecho trágico que marcó la historia del Valle de Glencoe. En su memoria se colocó una cruz de piedra sobre un montículo junto al río, rodeada por un pequeño jardín vallado de libre acceso. El monumento es uno de los lugares más visitados por aquellos que tienen la suerte de recorrer el valle, y que se acercan con curiosidad a observar con detenimiento el recuerdo de una de los hechos más trágicos de la historia de Escocia.
Podréis disfrutar de los paisajes más espectaculares del Valle de Glencoe en los Tours programados para el próximo invierno. Preparaos para contemplar la inmensidad.
Viaje cultural de Invierno
Navidad, Nochevieja y Año nuevo

Deja un comentario

Nota: Los comentarios de la web reflejan los puntos de vista de sus autores y no necesariamente el punto de vista de Explora Escocia. Para hacer una mejor comunidad, no se admiten descalificaciones y expresiones vulgares. Nos reservamos el derecho a eliminar comentarios que incumplan estas condiciones.

La dirección de email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con asterisco *